Seleccionar página

La semana pasada Brujarella nos dejó nuestros nombres tirados por el pasillo y no sabíamos que tener que hacer con ellos pero, esta semana nos ha dejado una nota para hacer una misión con ellos. Diciendo las palabras mágicas y haciendo un hechizo hemos conseguido que el papel se arrugue y el blanco de las etiquetas desaparezca casi por completo. Pero lo mejor de todo, es que se quedan pegados en los botes que trajimos de casa. ¡Nos quedamos alucinados!

Como siempre, os dejamos unas fotos.