Seleccionar página

Cocinar es algo muy divertido desde el punto de vista de nuestros niños y niñas. Lo pasan en grande cuando pueden experimentar, pringarse, realizar mezclas y “hacer tareas de mayores”. Siendo algo además, muy gratificante para ellos porque ven lo importantes y útiles que ellos mismos pueden ser en la resolución de una tarea.

Con la realización de una macedonia de frutas entre todos hemos querido, además, que se produzcan aprendizajes y valores nuevos. Así, en cada aula hemos enfatizado en la importancia de compartir repartiendo las frutas que hemos traído de manera igualitaria en todos los equipos y poniéndolas en común para todos.

Esto ha generado algún que otro debate, problema matemático y de pensamiento, pues algunas frutas “sobraban” y no habíamos qué hacer con ellas. Con nuestras ideas hemos llegado a la conclusión de que si se cortan, ¡pueden repartirse de nuevo para todos los equipos! pero… ¿en cuántos trocitos deberíamos cortarlas?…Y… ¿sabéis que de una naranja pueden salir dos mitades? entonces, de dos naranjas… ¡cuatro! y así hemos seguido contando mitades para repartir.

Tras ello, exprimirlas, partir las frutas en trocitos con ayuda del compañero, juntarlas en el bol, mezclarlas con el zumo que ha salido de las naranjas y todas las demás tareas culinarias… ¡han sido pan comido! Y comiendo hemos terminado, nuestra macedonia de frutas ¡nos ha sabido riquísima!

¡Somos unos auténticos cocineros! Esperamos que os guste la experiencia.