Seleccionar página

Estimadas familias, comenzamos el fomento de la lectura de este curso y nuestro objetivo en esta etapa de edades tempranas es aprender a disfrutarla. Es crear un triángulo amoroso entre nosotros (papá, mamá, abuelos, profesores…), niño/a y libro.

El gusto por la lectura se crea a través del lazo afectivo con el adulto. Los niños leen con placer porque lo hacen con su figura de referencia. El libro es importante como objeto, pero también lo es una conversación, una canción… Con esto queremos decir que podéis leerlo del derecho, del revés, cantarlo, boca arriba, boca abajo, en brazos, acurrucados en la cama, en susurros… hacerlo vuestro y que os guste porque lo que sintáis vosotros, será lo que le transmitiréis a vuestro peque.

Los libros son para disfrutarlos, soñarlos y sufrirlos, lo que vale para uno, no vale para el otro. Lo que nos gusta a uno, no les gusta a otros y no es malo ¡ES BUENO! Porque significa que estamos creando un gusto por la lectura… un criterio lector.

La atención de los niños/as es corta en el tiempo, habrá momentos que sólo quieran leer dos páginas y pasar al final, o cerrar a mitad de la historia o escuchar sin perderse detalles. Nada está mal, todo es aceptable y es bueno. No os frustréis, lo estáis haciendo bien. No hay receta exacta para crear amor.

Intentad disfrutar de vuestro momento al máximo con vuestro peque y comencemos a crear esos lazos y gusto por las letras.

A continuación, os recomendamos una serie de cuentos de cara a las navidades.

  • El faquir de gran cabeza: Con este cuento trabajaremos, los números del 1 al 5 y la retrocuenta de forma divertida, además recuperan la tradición oral de las narraciones y sus textos son poéticos.
  • ¿Y el domingo?: Con este cuento trabajaremos los días de la semana y además,  recuperan la tradición oral de las narraciones y sus textos son poéticos.
  • Luna: La suma, enumeración, encadenamiento, verso y estribillo…Se sirve de los recursos poéticos del cancionero tradicional: ecos, rimas, ritmos, onomatopeyas, anáforas…
  • Aquiles el puntito: Se trabaja las partes del cuerpo y los sentidos, a través de esta historia sencilla en la que un puntito poco a poco va creciendo, en su afán por descubrir las cosas bellas que le rodean.
  • Vaya rabieta: Ayuda a tomar conciencia y a detectar sus propias emociones (ira, enfado, frustración, rabia…). Además, podemos apoyar la lectura del cuento con alguna actividad que diseñemos nosotros mismos para que nuestro peque aprenda a guardar su ira en su propia cajita.
  • El pez arcoíris: Fomenta valores como la amistad, el respeto, compartir.
  • Los chivos chivones: En este cuento es un juego de tamaños, números y sonidos, que también se traduce en un juego tipográfico a través de las páginas del libro.
  • Marcelina en la cocina: Un cuento muy divertido lleno de rimas, onomatopeyas y nombres de animales, hace referencia a la importancia de lo que cada persona puede aportar para ayudar.
  • Felipe tiene gripe: Felipe tiene gripe y no para de estornudar, pero no quiere la medicina que le puede curar.  Los remedios de sus amigos son de lo más loco y eso tampoco parece curarle ni un poco.
  • Así es mi corazón : En este cuento aparece el autoconocimiento, es un material muy interesante para aprender a identificar situaciones comunes en los niños y las emociones que desencadenan, miedo, tristeza, felicidad, etc.
  • Un libro: Son unos puntos de color que van modificándose, apareciendo, desapareciendo, o cambiando de lugar solo con la acción del lector sobre el libro. Es un libro que trabaja los colores primarios, ofrece alternativas y capta la atención del niño ya que es el partícipe del contenido.
  • Cuentos clásicos: Los tres cerditos, caperucita roja, el patito feo, pedro y el lobo…